martes, 5 de octubre de 2010

La Usabilidad en el Escusado

¿Qué tienen en común la usabilidad y el escusado? Hasta ahorita NADA…

El escusado o inodoro es un objeto sanitario que todas las personas utilizamos, básicamente sirve para evacuar los excrementos y evita que los olores salgan a los espacios habitados. ¿Obvio?

La verdad, no tengo la menor idea de quién inventó el escusado, sin embargo, sí sé que el gurú de la Usabilidad es Jakob Nielsen, quien describe la usabilidad como un atributo de cualidad que permite a los usuarios utilizar las interfaces… ¡Esto sí que suena más complejo!

Mejor vamos a regresarnos al inodoro…
¿Quién nos enseña a utilizar el baño? Nuestros padres nos enseñan, cuando aún estamos pequeños y así lo seguimos utilizando a lo largo de los años… nos lo enseñan a los 2-3 años. Es fácil de aprender: te sientas y le bajas al agua…

Bueno, pues este es un atributo que deben de tener todas las interfaces: FÁCIL de APRENDER.


Al diseñar interfaces debemos de pensar que nuestros usuarios no se quieren esforzar en la complejidad, sólo se quieren sentar y disfrutar de su navegación, por lo cual es el primer paso que debemos de considerar.

¿Qué pasa con los excrementos al bajarle? La verdad, no nos importa todo el proceso, lo que único que nos mortifica es que se vayan y no se tape el baño…

Pues resulta lo mismo en la usabilidad, la interface debe de ser: EFICIENTE.


Una vez que el usuario aprendió a utilizar el baño y se acostumbró a que funcione, espera lo mismo cada vez que va al mismo. Necesita que sea eficiente, que no se tape, justo como en la interface… que nos ayude a cumplir nuestras tareas y que no nos marque errores.

¿Qué pasa cuando sufres de estreñimiento y dejas de ir 2 ó hasta tres días al baño? ¿Acaso se te olvida cómo ir? O quizá ¿se te olvida dónde queda? ¿Se te olvida todo el proceso? Obviamente no, seguimos yendo al baño de la forma más natural…

Mismo caso que la usabilidad: RECORDAR.
Cuando utilizas una interface la navegas fácilmente, la exploras y la aprendes a utilizar, pero en ocasiones dejas de utilizarla y de repente debes de volver a ella… Este proceso debe ser extremadamente fácil, tan fácil como ir al baño.

¿Qué pasa cuando se tapa el baño? ¡Terror! 

(Jajajaja. Más cuando estás en la casa de tu novio). Bueno, pues en la usabilidad no debe de pasar esto… aquí si podemos mantener la calma y solucionar los problemas. Debemos de mantener la calma de nuestro usuario para que siga navengando en nuestra interface y pueda solucionar sus problemas. Es más, hasta debemos de pasarle el destapacaños para qué sepa cómo puede solucionar el problema.

Y por último… SATISFACCIÓN.

En cuanto a la ida al baño, lo dejo a tu criterio… pero en cuanto a la usabilidad es muuuuy importante darle satisfacción al usuario. Concederle el placer de navegar por nuestra interface, concederle el privilegio de explorar nuestro sitio y sobre todo que se sienta siempre bienvenido, con un agradable sabor de que en nuestra interface no tendrá problemas, será fácil de aprender y recordar…

Ahora sí, la usabilidad debe de ser tan fácil como ir al baño… debe de ser un proceso natural ;)


mori.franco@gmail.com | @MoriFranco

1 comentario:

Pamela Rdz dijo...

Eh Mori, está muy "tú" este artículo, me encantó, jajajaja. Solo a tí se te ocurren esas comparaciones, pero te quedó genial.

Soy tu fan